martes, 4 de septiembre de 2012

Mil claudias

Todos los rostros han mudado de expresión,
el arco iris no tiene el mismo color.
Busco en las conversaciones vestigios del ayer,
pero el futuro ha llegado, gateando.
Veo arrugas nuevas en rostros viejos,
surcos de agua y sal sal bajo ojos cansados,
veo dolor y sobre todo tiempo,
y observo a los que nos reemplazan, con miedo.

A mi alrededor todo cambia,
pero también permanecen
las mismas historias, la misma falta de imaginación,
los mismos enfados, la misma mala educación.

Y vosotras.

Gracias, mil gracias por conservar el sabor, dulce, dulce sabor,
por esperarme, por entregaros, por estar en mis sentidos, no solo en mi corazón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada