martes, 4 de septiembre de 2012

Previo al caos

Alas desplegadas al sol, flotando en la brisa, recogiendo el calor,
pinceladas de color que dirigen sus miradas al cielo.

Esos destellos de belleza atrapan al espectador,
atractores extraños, eso es lo que son.

Ese suave aleteo, que es caricia y que es rubor,
va tanteando la brisa con tiento, pero con decisión.

Algo en esa fragilidad además de provocar tempestades evoca sueños.
Contempla el sensual baile, cómo flota en la brisa y nos contagia.

El tiempo no existe cuando el color y el calor se cortejan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada