viernes, 28 de diciembre de 2012

Al año nuevo

Al año nuevo le pido tan solo una cosa,
que de cabida a la dicha que inunda mi alma,
que mis tristes recuerdos se vuelvan mentiras,
y mi negro pasado corra a esconderse.

Es tan grande el armario de las falsas promesas,
de los sueños perdidos, de los juguetes rotos.
Pero la dicha tan justa, tan necia, tan frágil,
acompaña ahora mis pasos por toda la casa,
resolviendo dilemas, antiguos problemas,
escapando a la duda, diciendo adiós al fracaso.

A la vida le pido que la deje pasar,
que la obligue a crecer,
si el amor reconforta, transforma,
el corazón late incansable, tranquilo y fuerte.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada