martes, 19 de marzo de 2013

Quiche de Brócoli







Esta quiche o pastel salado es muy facilita de preparar. Sólo hay que forrar un molde desmontable con hojaldre o masa brisé, a gustos. A mí para este tipo de platos, prefiero la brisé, pero admite las dos.

Para el relleno he cocido un par de manojos grandes de brócoli en agua salada unos 15-20 min. 

Aparte preparamos una bechamel no muy espesa y la mezclamos con el brócoli escurido. Lo  mezclamos con unas varillas para desmenuzar el brócoli y rellenamos el molde con esa mezcla.






Metemos en el horno precalentado a 180º unos 15-20 minutos.

En muchas recetas de este tipo indican que hay que precocer la masa al horno unos minutos (con garbanzos encima o pinchada con tenedor para que no suba) y luego sacarla,  verter el relleno y volver a hornear. Las veces que he probado ese sistema, no me ha gustado el resultado final, así que ya no lo suelo hacer nunca.



Para la bechamel, yo suelo utilizar medio vasito de aceite (prefiero hacerla con aceite en vez de con mantequilla, pero nuevamente, va en gustos) y más o menos la misma cantidad de harina. En un cazo a fuego lento caliento la mezcla de aceite y harina y después voy añadiendo leche sin parar de revolver (las varillas van mejor que la cuchara) hasta conseguir la textura deseada. . Un poquito de sal y nuez moscada y ¡listo!

Con la bechamel sólo hay que tener en cuenta que una vez sacada del fuego va a espesar un poco más de lo que ya esté, por lo que es importante controlar ese punto, dependiendo de para qué vayamos a utilizarla. Si es para croquetas, puede estar bien que sea más consistente pero en este caso no hace falta que quede tan densa.













No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada