lunes, 13 de mayo de 2013

Paquetitos de pasta brick dulces y salados


La pasta brick es muy versátil y permite la creación de platos muy vistosos de modo muy sencillo. Se trata de una masa de las denominadas "de hoja" , muy parecida a la pasta "filo" y se puede utilizar de una en una, o formando varias capas. Con ello se obtiene un envoltorio delicadamente crujiente, de sabor neutro con múltiples posibilidades culinarias.

Yo tenía unas obleas redodas y las he utilizado este fin de semana para hacer una versión salada y otra dulce.

Para la salada he cocido unas gambas y luego las he pasado por la sartén unos minutos con un poco de salsa de soja. Con esa mezcla he rellenado las obleas, poniendo un poco en el centro, y doblando a continuación los extremos opuestos uno encima de otro y después los dos restantes. Así queda un paquetito cuadrado. Para que queden bien sellados, hay que untar la oblea con la salsa del relleno o simplemente con aceite. Los he metido al horno con la parte de la doblez hacia abajo.

Tened cuidado que no se os rompa la oblea al mojarse, pero si pasa, como se pueden utilizar varias hojas, una sobre otra, tampoco sería tan terrible.






Para las dulces, el relleno ha sido una rodaja de queso de cabra y otra de membrillo. El queso de cabra va genial para estas preparaciones al horno porque es muy fundente pero no pierde textura ni sabor.













Es una masa muy fina que se hace muy rápido, en unos minutos está lista.
Para que quedaran doradas y crujientes por ambos lados, yo les he dado la vuelta en el horno a la mitad de la cocción.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada