miércoles, 29 de mayo de 2013

Rollitos de calabacín en tempura









Realización:

Mi amor por el calabacín no conoce límites, sencillamente lo adoro, creo que podría comerlo hasta crudo. Aquí os dejo otra propuesta para sacarle partido.

En este caso he rellenado las tiras de calabacín de dos maneras, una clásica con jamón y queso en lonchas y otra con atún y sardinas en lata bien picadas y mezcladas con un par de cucharadas de salsa pesto que también me encanta y últimamente se la echo a todo (bueno, a "casi" todo). Para esta segunda opción he elegido queso de cabra.

Una vez hechos los rollitos, les he puesto un palillo para que no se deshagan, los he rebozado en la tempura y los he frito en aceite bien caliente. Es importante freir en pequeñas tandas y sacarlos a un plato con papel absorbente para escurrir bien todo el aceite sobrante.

Se pueden comer fríos pero la tempura está en su punto crujiente si está recién hecha y caliente.

Es la única pega de este pintxo, tenéis que hacerlo al momento de servir, sino, no está tan bueno.


Para la tempura:

Batir bien 2 yemas de huevo con un vaso de agua bien fría (es importante que todos los ingredientes estén fríos).

Añadir una lata de cerveza e ir incorporando unas cucharadas de harina. Cuidado con los grumos, mejor si tamizáis la harina.

Mi truco (totalmente improvisado): no tenía cerveza en casa y le eché una lata de tónica. ¿Quién dijo miedo?


































No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada