sábado, 13 de julio de 2013

Albondiguillas de pollo express con salsa a la pimienta






Las albóndigas es un plato que junto con las croquetas casi nunca se hacía en mi casa porque mi madre decía que se tardaba mucho y era un engorro. Siempre me acuerdo de eso cuando las hago yo porque en serio, el otro día me cronometré y tardé exactamente 6 minutos en tenerlas listas para freir.  Y otros 6 en hacer la salsa ¿Nos mienten los padres? Dejaré esa reflexión para otro día, je, je.


Aquí os dejo mi receta express de albóndigas de pollo:

En el accesorio picador de la batidora pongo una pechuga de pollo, un ajo, media cebolleta, sal, pimienta y eneldo. Lo pico todo unos minutos y con las manos enharinadas voy haciendo bolitas (me gusta hacerlas pequeñas para que se hagan bien por dentro). 

Cuando están todas preparadas (lo dicho, 6 minutos) las frío en una sartén bien caliente. Como son pequeñas, las suelo hacer casi tipo a la plancha, con poco aceite, para que queden bien doraditas. Cuando ya están hechas, añado un poco de salsa de soja a la sartén para para darle un toque final.

A mí me gustan así, tal cual, como si fueran croquetas, porque no soy demasiado aficionada a las salsas, pero de vez en cuando sigo la tradición y las sirvo en una cazuela con salsa de tomate por ejemplo, o como en este caso acompañadas (en una salsera para que cada cuál se eche la cantidad que quiera) con una salsa a la pimienta que resulta muy fácil de hacer (ojo con las calorías, porque es una salsa contundente que lleva mantequilla y nata).



Salsa a la pimienta:

En una sartén se echa una cucharada de mantequilla y se rehogan allí unos granos de pimienta. Yo suelo utilizar una mezcla de pimientas verde y negra .

Añadimos un poco de nata y revolvemos hasta que espese. Podemos incorporar una pastillita de caldo para darle más sabor (lo ideal sería un concentrado de caldo casero pero entonces nos vamos de los seis minutos a no ser que lo tengamos ya preparado). Algunos le añaden un chorrito de coñac. Yo no suelo tener licores en casa así que no os puedo decir qué tal sale con ese toque.




Bueno, mamá, ¡me debes unas albóndigas!.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada