domingo, 7 de julio de 2013

Pintxo de calabacin con jamón y queso ... otra vez






No puedo resistirlo, es que el calabacín me chifla. Habría que dedicarle un monográfico, algo así como "mil y una combinaciones calabacineras".

Este es el último pintxo que he preparado. Los hice ayer para cenar y estaban de vicio.

Primero corté el calabacín en rodajas finitas y las doré a la plancha con unas gotas de aceite. Al sacarlas, les añadí una pizca de sal maldón, una sal en escamas que me gusta mucho utilizar.

Después puse en la plancha las rodajas de pan, una buena manera de aprovechar ese pan del día anterior que ya no apetece comer solo pero que tostado está muy rico. Una vez tostado por un lado, le damos la vuelta y ya podemos montar el pintxo directamente sobre la plancha para que se siga calentando.

Sobre el pan, colocamos una rodaja de calabacín, un poco de jamón serrano, otra rodaja, más jamón, un poco de queso (yo he utilizado uno cremoso de Arzúa) y una tercera rodaja para rematar. Los retiramos de la plancha y servimos.

Con un calabacín de tamaño normal me salieron 14 pintxos.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada