jueves, 1 de agosto de 2013

Mis ventanas son interiores

Mis ventanas son interiores, pero nadie se asoma a mirar.

Una gota en el cielo es una lágrima de Dios,
el silencio de la noche, manta con la que me abrigo,
y la curva de la luna,
sonrisa muda del durmiente sol.

Templo la guitarra y afino la voz;
sin miedo a equivocarme: no es ésa mi canción.
El engaño y la ambición, mundos que no entiendo. 

El alma oscura ensucia el papel, ojos negros no ven,
mentiras arriesgadas, verdades ocultadas,
no es amor lo que se siente, sino furia maniatada.

El arcén sigue abierto, la esperanza no se ha ido,
pero asomarse a según qué ventana, es todo un sin sentido.

Solo quedan sombras perdidas.




(Oct 96)




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada