martes, 10 de diciembre de 2013

Bol rústico con pinzas de madera





Las ricas castañitas ya están aquí. Qué bien sienta una ración de castañas asadas compradas en esos puestos callejeros que surgen al llegar el frío. A mí me encantan. ¡Y qué bien huelen!

Si las queréis hacer en casa, tambíén es posible, solo hay que meterlas en el horno (¡no os olvidéis de hacerles un pequeño corte para que no exploten!)

Pensando en cómo presentar las raciones individuales en una merienda, se me ocurrió la idea de rodear con unas pinzas una caja de caramelos redonda, con muy poco fondo y luego rematarlo con una cinta de tela. Con las pinzas se agarra el borde de la caja formando así un recipiente con más fondo.  No se tarda más de 1 minuto. Se puede hacer una por comensal y usarlo como recipiente para servir las castañas. Es un detalle que seguro que les gusta. 

Sí, yo aún tengo que asarlas, pero las he puesto crudas en la foto para que os hagáis una idea. 







Y después, puedo reciclarlo como centro de mesa de estilo rústico y con motivos navideños. 













No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada