lunes, 14 de abril de 2014

Albóndigas rellenas de queso con salsa de zanahoria






Para estas albóndigas salpimentamos en un bol 500gr. de carne picada, añadimos un diente de ajo rallado, 1/2 cebolla también rallada y una yema de huevo. Formamos bolitas con las manos y las rebozamos en harina. En este paso está el "truqui" de esta receta: a la hora de hacer la bola, escondemos en su interior un trocito de queso. 

El tamaño de las albóndigas es muy particular, en cada casa hay una medida que además suele considerarse dogma. A mí me gustan más bien pequeñas, porque las grandes tipo pelota de pingpong no se terminan de hacer bien por dentro.


Una vez rebozadas, freímos las albóndigas, las escurrimos en papel absorbente y las pasamos a una cazuela.


En el aceite de freir las albóndigas (lo colamos) pochamos la otra mitad de la cebolla cortada en daditos, dos zanahorias cortada en rodajas, un trozo de pimiento rojo y otro de pimiento verde también picaditos. 

Salpimentamos, añadimos un chorrito de vino blanco y dejamos reducir. Trituramos todo echando más o menos agua o caldo para lograr la consistencia de salsa deseada. A mí, la verdad es que me gusta un poco más espesita de lo normal.
















Ya sólo queda el último paso: vertemos la salsa sobre las albóndigas y dejamos que cuezan unos minutitos. 










Podemos dejar un poco de salsa para servir aparte. ¡Buen provecho!!













No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada