martes, 1 de abril de 2014

Almohadas de viaje

¿Sabéis esas pequeñas almohadas que regalan en los aviones en los trayectos largos? El caso es que yo, que sufro lo mío del cuello, las suelo utilizar cuando viajo, sea en avión o en coche. Tienen el tamaño justo para que el cuello no se me quede rígido como una tabla después de varias horas sentada.

Por supuesto, no he podido resistir la tentación de "embellecerlas" un poco, y las he forrado, una con un par de telas recicladas y la otra, con la pernera de un viejo pantalón.

































No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada