lunes, 28 de abril de 2014

Empanada gallega






Me encanta la empanada, principalmente porque se puede rellenar con prácticamente todo lo que queramos y siempre está rica.

Prácticamente todas las culturas tienen platos que combinan algún tipo de masa (hecha con el cereal que prevalezca en la zona, trigo o maíz principalmente) e ingredientes también autóctonos. 

Desde el taco mejicano, el kebab turco, pasando por el talo vasco, los calzone italianos o la ya internacional pizza. Son creaciones que hablan de tiempos en los que había que suplir con imaginación la escasez de recursos.

Tiene otra ventaja añadida y es que también puede servir para aprovechar sobras del día anterior. 

En las fotos podéis ver la preparación de dos empanadas grandes, pero con los ingredientes que a continuación os indico os puede salir una empanada de tamaño medio más que aceptable para que coma una familia de 4 miembros. Si queréis la empanada más grande o hacer más de una, es cuestión de ir duplicando las cantidades.



Ingredientes para la masa:

  • 500 gr de harina
  • 1 vaso de agua templada
  • levadura, no es estrictamente necesario que sea fresca o de panadería, podéis hacer una estupenda masa de empanada simplemente con 1 sobre de Royal
  • 1 chorrito de aceite
  • sal

  1. Lo primero es desmenuzar la levadura en el agua un poco templada. Después tamizamos la harina y la colocamos en forma de volcán sobre un bol o sobre la mesa. En el interior ponemos el agua con la levadura, un pellizco de sal y el chorrito de aceite. Mezclamos todo y comenzamos a amasar.
  2. Cuando la masa tenga un aspecto liso y sedoso, la tapamos con un paño y la dejamos reposar en un lugar cálido.
  3. Una vez que la masa haya doblado su volumen, podemos empezar a trabajar con ella (con la levadura química no os va a crecer tanto, pero el reposo es aconsejable igualmente). La partimos en dos partes y estiramos cada una con un rodillo.
  4. Ponemos la primera lámina estirada de masa sobre un molde o bandeja forrados con papel de horno y vertemos encima el relleno. Después hay que taparlo con la segunda lámina y sellar bien los bordes. También podéis adornarla a vuestro gusto. Normalmente siempre sobran recortes de masa y es una pena desperdiciarlos, se pueden utilizar para ese menester.
  5. Antes de meter la empanada al horno, se debe agujerear la superficie para que pueda salir el vapor al cocerse. También se debe pincelar con huevo batido para que coja un bonito color dorado.



Si domináis esta masa básica podéis empezar a hacer variaciones. Una muy apreciada es sustituir el agua por vino blanco. Realmente delicioso. No os preocupéis por el alcohol, se evapora al cocerse.


En otra versión añadimos un poco de pimentón a la harina, o bien, se lo añadimos al relleno cuando lo estemos haciendo en la sartén y después podemos utilizar un poco de ese aceite (que estará coloreado) para añadir a la masa, en lugar del aceite crudo.






















































En cuanto al relleno, dejad que la imaginación fluya. 


En Galicia son muy típicas las empanadas de carne con pimientos, las de bonito con cebolla y las de bacalao, pero las podéis encontrar de casi cualquier ingrediente. Empanadas muy reconocidas son las de pulpo y también la de xoubas (unas sardinas pequeñas que en algunas zonas se llaman parrochas). También las he visto de bacon y queso pero aunque ricas (¿cómo no van a estarlo, con esos ingredientes?), no me llegan a parecer empanadas de verdad. Es una cuestión cultural, me recuerda a otro tipo de comidas más "franquiciadas".


En la aldea de mis padres, la empanada favorita es de patatas fritas con pimiento rojo y pimiento verde.

Y por supuesto, como ya he comentado, se pueden aprovechar sobras de algún plato anterior.


En la foto podéis ver un relleno "convencional" con cebolla, pimiento rojo y bacalao desmigado.

























No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada