martes, 8 de abril de 2014

Mi pisto al curry





Seguramente ya os he hablado de mi pasión por el calabacín. Si lo tengo en casa, éste es uno de los platos que me gusta hacer. Básicamente consiste en cortar y sofreir todas las verduras que tenga a mano para acompañar a la "estrella". 

Hoy sólo tenía berenjena, champiñón y cebolla, pero mi versión ideal también incorpora zanahora, brócoli, tomate y alcachofa.


Preparación:

Se cortan todos los ingredientes en trozos más bien grandes. No me gustan esos platos en los que las verduritas son como un picadillo y ni se reconocen, me gusta coger los trozos con el tenedor y que tengan consistencia. Me parece que se aprecia mucho mejor el sabor y se disfruta más.

Una vez en la sartén, se sazonan con sal y pimienta y se dejan hacer a fuego medio. Cuando ya estén blanditas, echamos un chorrito de vino blanco y esperamos a que se evapore.

Poco antes de apagar el fuego, añadimos un chorrito de salsa de soja y 2-3 cucharaditas de curry (ésto va un poco al gusto, a mí como me encanta, no me contengo).

En cuanto al punto de cocción, a mí me gusta más bien al dente, en el que la verdura ya está blandita y hecha, pero aún conserva la textura y no se desploma. Recordad también que la berenjena necesita menos tiempo para hacerse por lo que hay que echarla al final.

¡Buen provecho!!












No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada