lunes, 30 de junio de 2014

Nadie acierta a la primera

Dios creó el sol y en una nueva versión, árboles que dieran sombra.
Nadie acierta a la primera, todo es susceptible de mejora.

Aquéllo que cura mi cuerpo puede enfermarme el alma,
aquello que reconforta mi alma puede dañar a mi cuerpo.

Puedo estirar las hebras de la felicidad ,
en algún lugar un hilo se romperá y habrá que volver a atarlo

Puedes estampar tus huellas en la húmeda arena,
siempre habrá una traviesa ráfaga de aire para recordarte que no eres eterno.

Saber mitiga los efectos,
conocer ayuda a reparar.

Mejora sobre mejora persiguiendo la perfección más allá de todo lo imaginable.
Inalcanzable pero deseable, aspirable, a veces palpable, soñable.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada