sábado, 6 de septiembre de 2014

Por interés

No se dónde está el mar ni lo quiero saber.
No sabes lo que he estudiado ni los nudos que desaté.
Ocupas tu sitio, enciendes el foco esperando atención. No me interesa la obra.

En el hilo virtual dónde escribes tu nombre, una mediocre foto sonríe sin ver
es sólo fachada, recuerdo de relaciones truncadas.

No sabes lo que yo vivo ni lo quieres saber.
Tú eres tú, yo soy yo.
Con tus actos infantiles
reclamas el papel, pisando al más débil, negando su esfuerzo.

Basta una pregunta para mostrar interés,
una palabra para aceptar un regalo y quedar bien.
Las excusas vacías, los pretextos inventados, la desidia,
pueden bastar al incauto. No seré yo.

En este grupo de sombras, ser la sombra mayor
ni siquiera te importa;
si no se inclina ante tí, apenas te inquieta.

No sabes, ni quieres saber.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada