lunes, 8 de diciembre de 2014

¿Cuánto tiempo hace que no aprendo algo nuevo?

Esta tarde he visto uno de esos documentales de animales mientras terminaba de bordar un cojín. Tenía puesta la tele de fondo  y medio oyendo, medio viendo, seguía a ratos la historia de unos peces monstruosos que habitan las profundidades marinas. Poco a poco el programa ha ido ganando mi atención hasta encontrarme atendiendo totalmente concentrada y embobada. Había peces de todo tipo, de los que jamás había oído hablar ni siquiera podría haberme imaginado; casi parecía un programa sobre vida alienígena.

Formas y comportamientos totalmente distintos a lo que conocemos: criaturas gigantes, de colores, camuflajes imposibles, peces que utilizan “caña de pescar”,  que “pastan” como las vacas, bellezas increíbles como el dragón foliado o la magnífica “bailarina española” que me han dejado extasiada, serpientes gigantes que son colonias de medusas, tiburones que caminan como lagartos sobre el lecho marino en lugar de nadar,  calamares caníbales, cangrejos asesinos que decapitan a sus presas, gigantes que parecen haber servido de modelo a los especialistas en efectos de Hollywood…,

Al terminar y después de guardar los bártulos de la costura, estaba haciendo algo tan inocuo como lavarme las manos cuando de súbito un pensamiento  insidioso en forma de pregunta  ha comenzado a tomar forma en mi cabeza. Lentamente al principio, apenas un aleteo al que no he hecho mucho caso, pero ha ido cogiendo fuerza y finalmente se ha instalado hasta obligarme a sentarme y escribir sobre ello. Ha sido como  esos otros documentales dónde podemos ver a velocidad de vértigo el desarrollo de una planta, así he notado yo cómo  brotaba el germen y surgía de las profundidades del inconsciente, como poco a poco iban creciendo sus raíces y su ramas,  haciéndose cada vez más grande y ocupando cada vez  más espacio. He notado cómo el pensamiento se expandía tanto que físicamente ha empezado a arañarme las paredes internas del cerebro, trastocándome la mañana.

“¿Hace cuánto tiempo que no aprendes nada nuevo?”

Inmersa en la vorágine loca del día a día y llevada por la inercia de la más absoluta rutina, de trabajo a casa y de casa al trabajo, ¿cuánto hace que no hago, pruebo, pienso, experimento, aprendo, descubro, investigo nada nuevo?

Si ni siquiera los libros que leemos o las películas que vemos son en ningún modo novedosas, acabamos escogiendo siempre aquéllo con lo que estamos más cómodos, lo que no nos supone esfuerzo ni nos hace pensar.  Nos quejamos de la rutina, pero secretamente le agradecemos el colchón que nos ofrece. 

Somos como un programa de tertulia, interesante, vale, pero siempre debatiendo, dando vueltas y desmenuzando los detalles de un mismo tema.  Nunca creando nada nuevo.  Todo lo que me interesa, y a lo que tiendo, está ya desgastado.   Y no hablo de la actualidad, ni de la cotidianidad, está claro que siempre pasan cosas a tu alrededor, y cuando las descubres o escuchas por primera vez, indudablemente es información novedosa. Pero sólo es eso, información. Tampoco hablo de tareas nuevas que acometemos en aras de esa cotidianidad, siempre habrá cosas que hacer y que a lo mejor ayer no sabíamos hasta que alguien (a menudo YOUtube) nos las explica. Eso tampoco. ¿Pero qué detalles, conocimientos nuevos he aprendido últimamente? ¿Qué pistas sobre el funcionamiento del mundo que hasta ayer me eran desconocidas he incorporado a mi acervo cultural?

Si lo que leo y lo que veo trata de lo de siempre, si con las personas que estoy hablo de lo de siempre, si en el trabajo y en casa hago lo de siempre, si en la tele sólo veo gente hablando de lo de siempre. .. ¿He alcanzado la cima de todo lo que mi mente puede y va a hacer el resto de su vida? ¿Esto es todo?

¿Qué pasa con esas inquietudes que dejamos marchitar, porque nunca las regamos? ¿Esas ideas locas, proyectos novedosos,  intereses , que dejamos morir sin dejarlos siquiera nacer?


¿Cuántas cosas permanecen en la oscuridad de lo inmenso desconocido, como el profundo océano, porque nos limitamos a movernos bajo la  tenue bombilla que hemos conseguido encender?















Babosa "Bailarina española"









No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada