domingo, 21 de diciembre de 2014

Talo con chorizo








El talo es una torta hecha con harina de maiz, rellena de txistorra o chorizo. Es una preparación típica del Pais Vasco y que se suele consumir acompañada de sidra o vino txakolí en las ferias y mercados populares, como el de Santo Tomás del 21 de diciembre. 



Ingredientes:



  • 300 gr. harina maíz
  • 200 gr. agua caliente
  • Sal





Preparación:



En un bol ponemos la harina de maíz, hacemos un hueco en el centro y vertemos el agua templada con un poco de sal, vamos mezclando hasta conseguir una masa homogénea.

Las cantidades de la receta son orientativas, depende de muchos factores y tal vez debamos añadir más agua hasta conseguir la masa adecuada. Hacemos una bola, envolvemos en papel film y la dejamos reposar mínimo 30 minutos.

Dividimos la masa en tantas porciones como talos vayamos a hacer. Hacemos una bola con cada porción y vamos aplastándola con la mano hasta alcanzar una torta de un grosor de unos 2-3 mm. 

La harina de maíz es difícil de trabajar, no tiene nada que ver con la de trigo. La masa tiende a resquebrajarse y partirse. La manera más fácil de hacer el talo es aplastarlo sobre papel film, así podremos cogerlo sin miedo a que no se nos pegue a la mesa. Lo colocamos en la plancha sin aceite por el lado que no tiene el film y vamos  retirando éste o poco a poco.  Dejamos unos tres minutos y ya podemos darle la vuelta. Tres minutos más y sacamos.

El chorizo típico para rellenar el talo suele ser la txistorra, aunque a mí no es el que más me gusta. Puede ser cualquier chorizo fresco para poder hacer a la plancha. Personalmente, me gusta cortar el chorizo longitudinalmente para que se haga mejor. Además, para la versión pintxo que os muestro al final, conseguimos que el chorizo "asiente" .










Una versión para los que no puedan comer chorizo (como le pasaba a uno de mis invitados): podemos enrollar un palito de queso en una loncha de jamón de york y pasarla por un poco por la plancha.









Podemos servir los talos ya enrollados y preparados o servir todo por separado, es decir, las tortitas apiladas en un plato y el chorizo o el relleno que tengamos, en otro, para que cada comensal se prepare su propio talo.



Y por último, mi versión pintxo...













No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada