miércoles, 31 de diciembre de 2014

Feliz año nuevo

"Quiero creer que voy a mirar este nuevo año como si fuese la primera vez que desfilan 365 días ante mis ojos."



Paulo Coelho









martes, 30 de diciembre de 2014

Fluye el tiempo

Y el tiempo fluye, y el mundo gira
y todo pasa, y yo sigo viva.

Empecé el año preguntándote si acaso yo no estaría muerta,
si acaso ésto no sería el infierno,
pero ya ves, no quiero huir.

Este año de quejidos y lamentos,
también trajo descubrimientos y pérdidas.
Dije adiós a amigos que nunca fueron,
saludé a elefantes blancos que ociosos caminaban
en el barro,
mientras te daba las gracias por venir,
aunque no, no me hacías,
ni me haces falta.

Se acabaron las celebraciones, no más velas ni confeti,
ni sorpresas envueltas en papel de regalo,
porque otros llegaron y me robaron el tiempo.

Viví días de tormento a tu lado
aunque no lágrimas, esta vez no,
ni grito de ayuda, tampoco,
¿para qué? no sirvieron otras veces.

Aguanté,estoica las embestidas,
respiré, escribí, mordí, pensé, maldije,
y el tiempo fue pasando.

Este año de reuniones imposibles,
que muriendo resistí,
-porque terca, me lo propuse-,
llegaron preguntas, sonrisas pintadas
y mudos lamentos.


Sobreviví. Sigo aquí.








lunes, 29 de diciembre de 2014

Montadito 5+1





Este pintxo es una explosión de sabores en la boca. Lo he creado para esta nochevieja (se puede decir que me he comido el ensayo general). Espero que a los invitados también les guste.

  1. Elegimos el pan que vayamos a utilizar, tostado, de molde... Mis favoritas son las tostadas que llevan pasas y que se suelen servir para acompañar el foie.
  2. Untamos el pan con crema de queso de cabra. 
  3. Encima del queso, ponemos una cucharada de la mezcla que habremos hecho en la sartén con una lata de sardinillas en aceite y otra de anchoas. Las anchoas prácticamente se deshacen pero dejan toda su esencia.
  4. Sobre la mezcla de anchoas y sardinas, colocamos una rodaja de kiwi.
  5. Sobre el kiwi, un poco de cebolla caramelizada. Para caramelizar la cebolla, la pelamos,cortamos en juliana y hacemos a fuego muy lento en una sartén con un poco de aceite. Salamos y cuando la cebolla esté prácticamente transparente, añadimos un chorrito de vinagre o crema de módena y un par de cucharadas de azúcar moreno. Dejamos unos minutos y sacamos.

¿Y porqué 5+1?
Porque después de hacer el montadito, he visto los huevos de codorniz cocidos en la nevera y los he utilizado para rematar este delicioso pintxo.







viernes, 26 de diciembre de 2014

Calabacín relleno de carne





Este entrante es un triunfador en cualquier menú.

Limpiamos bien los calabacines que vayamos a utilizar (yo he utilizado 2) y los cortamos en trozos que tengan la misma altura (5-6 cm). Si acanalamos la superficie del calabacín, quedará más bonito.

Hervimos unos 10 minutos los trozos de calabacín en agua con sal y un chorrito de aceite. Dejamos enfriar y vaciamos con una cucharita (cuidando de dejar un poco en el fondo que haga de base, ya que si no, se nos caerá el relleno). Reservamos.

Aparte, picamos muy bien unos 100gr. de champiñones, 1 cebolla y 1 diente de ajo. Lo mezclamos todo con 200 gr de carne picada y sofreimos en una sartén.  Salpimentamos y vertemos 1 chorrito de vino blanco y dejamos que evapore el alcohol. Añadimos un poco de cilantro picado, orégano, albahaca y 5 ó 6 cucharadas de salsa de tomate. Cuando retiramos la sartén del fuego, incorporamos un puñado de queso rallado y mezclamos bien. Dejamos enfriar y ya tenemos nuestro relleno.

Rellenamos generosamente los calabacines y adornamos con un poquito de crema de queso camembert y un par de patatas fritas crujientes.

Para hacer las patatas, hay que cortarlas con un pelador de verdura para que salgan unas lonchas extrafinas que freiremos en tandas pequeñas evitando que se peguen unas con otras. Sacamos las patatas, las salamos y escurrimos en papel absorbente. Quedan como las de bolsa, sólo que mucho más sanas y sabrosas.
















jueves, 25 de diciembre de 2014

Feliz Navidad




"La Navidad es la temporada para encender el fuego de la hospitalidad en el salón y la genial llama de la caridad en el corazón." 


Washington Irving






miércoles, 24 de diciembre de 2014

Traumas infantiles, compensación y Navidad

Tras la mayoría de las decisiones de nuestra vida se esconde algún mecanismo psicológico de defensa frente al mundo. Entre esos mecanismos o autoengaños  que utilizamos para hacer frente a algunas situaciones más o menos difíciles, a sentimientos de frustración, a miedos, etc, está el mecanismo de la compensación.

La compensación consiste en silenciar un sentimiento de inseguridad por ejemplo exagerando un rasgo real. Cuando tomamos una copa porque hemos tenido un mal día buscamos la sensación de euforia y seguridad que en realidad no tenemos. Una persona con un defecto físico puede dedicar horas extenuantes al gimnasio. Dicen que todos los grandes dictadores tenían algún sentimiento de inferioridad;  los gobiernos autoritarios serían así la manifestación extrema de un mecanismo de compensación de un individuo con baja autoestima. También la compensación explicaría porqué la mayoría de actores son grandes tímidos. 

Leí en un libro de Albert Espinosa que las personas somos traumas de infancia, lo que no es más que otra forma de decir que somos producto de nuestro pasado y nuestros deseos están más condicionados de lo que nos gusta admitir.

A  menudo hacemos cosas que no pudimos hacer de pequeños, o hacemos lo contrario precisamente para rebelarnos, son nuestros pequeños traumas según Espinosa y nuestra forma de compensar según la Psicología.

Mi trauma de infancia este año tiene forma de árbol de Navidad. Siempre he deseado unas Navidades de película, con un árbol gigante al lado de una chimenea y la casa envuelta en luces cegadoras, con un reno en el jardín. Pero en mi casa de pequeña no teníamos ni jardín, ni chimenea ni árbol gigante. Por no tener, creo que no había ni espíritu navideño. ¿Resultado? Sobrecompensación. 

He acabado comprando un árbol de Navidad de más de 2 metros que casi no entra en casa, pero estoy encantada como una niña de cinco años con él. Después de adornarlo, fotografiarlo y enseñárselo a todo el que haya tenido la santa paciencia de aguantarme estos días, y de que la euforia se haya disipado un poco, mi mente ya piensa con más claridad, la suficiente para entender qué hay en realidad detrás de este árbol.

Bajo las ramas de este árbol está mi espíritu navideño, ése que cada vez puedo compartir con menos gente, ya que cada año se multiplican los Mr. y Mrs. Scrooges a mi alrededor,  adalides del mal humor y la crítica barata a estas fechas. Que si son fiestas comerciales, que si vaya horterada, que cuánta hipocresía, que quién quiere compartir una cena con los cuñados, que si recibes regalos de compromiso que tienes que devolver… ¿Qué nos pasa? ¿Cuándo la Navidad ha pasado a ser una obligación en vez de una oportunidad?

Tengo muy comprobado que todos esos que protestan por sus regalos, no dedican ni cinco minutos a pensar en lo que van a regalar ellos. También me ha tocado constatar desgraciadamente, que los que más se quejan de que estas fechas sean una imposición para cenar con la familia, son los mismos que de no existir la Navidad, no se acercarían nunca a cenar con ella. No existe la falta de tiempo, sino la falta de interés. Cuando no hay interés, da igual las oportunidades que te ofrezca la vida, pondrás un montón de excusas para dejarlas pasar. Oigo tantas excusas estos días que necesito mi árbol para recuperar la paz.

Me encanta la Navidad, me encantan las ciudades tan bellamente adornadas e iluminadas, el ambiente que se respira, me gusta decorar mi casa, poner el belén, hacer cosas especiales que no hago el resto del año. Y me da igual si no soy muy creyente, no es la cuestión, encendería un Hanukiyah judío (candelabro) en el hall si fuera el caso, pero no he crecido en un entorno que celebre el Hanukkah, sino en uno que celebraba la Navidad con árbol, turrón y belén. No es la religión, es la tradición lo que me gusta, lo que quiero preservar y lo que no me gusta que se ataque, sobre todo si se hace con argumentos tan débiles como los que escucho a veces. Me gusta el anuncio de El Almendro, el de la Lotería, (cada vez menos el de Freixenet), la nieve, el frío, vestir la mesa de rojo y oro y brindar con cava.

Y me encanta el acto de regalar. El hecho de pensar en alguien a quién quieres, en cómo es, en lo que le puede gustar, lo que le puede hacer ilusión, lo que puede necesitar. Y aunque me caigan calcetines de vez  en cuando, de personas que obviamente no son como yo, no es suficiente para acabar con esa sensación. Si tenéis la ocasión como yo de observar una fila de personas esperando a que otra les haga entrega de un regalo (era una fiesta de empresa) , podríais comprobar al igual que yo algo muy curioso. ¿Sabéis quién parecía más feliz? ¿Los de la cola o el que estaba repartiendo los regalos? Pues eso.

¡Feliz Navidad a tod@s!














martes, 23 de diciembre de 2014

Tosta con ajetes, jamón y crema de emmental





Para el pintxo fácil de esta semana, sólo tenemos que picar en rodajas un manojo de ajetes, en tiras finitas un trozo de jamón y pasarlo todo junto por una sartén. Unos minutos antes de sacarlo, vertemos encima un par de cucharadas de crema de queso emmental y mezclamos bien.


Ya sólo nos queda poner un poco de esta preparación encima de pan tostado. Delicioso.




Si lo preferís, también podemos rellenar volovanes de hojaldre...









Y esta otra versión la he hecho con queso Philadelphia y en vez de extenderlo sobre el pan tostado, he moldeado pequeñas bolas con las manos.











Como veis, una preparación muy versátil.















domingo, 21 de diciembre de 2014

Talo con chorizo








El talo es una torta hecha con harina de maiz, rellena de txistorra o chorizo. Es una preparación típica del Pais Vasco y que se suele consumir acompañada de sidra o vino txakolí en las ferias y mercados populares, como el de Santo Tomás del 21 de diciembre. 



Ingredientes:



  • 300 gr. harina maíz
  • 200 gr. agua caliente
  • Sal





Preparación:



En un bol ponemos la harina de maíz, hacemos un hueco en el centro y vertemos el agua templada con un poco de sal, vamos mezclando hasta conseguir una masa homogénea.

Las cantidades de la receta son orientativas, depende de muchos factores y tal vez debamos añadir más agua hasta conseguir la masa adecuada. Hacemos una bola, envolvemos en papel film y la dejamos reposar mínimo 30 minutos.

Dividimos la masa en tantas porciones como talos vayamos a hacer. Hacemos una bola con cada porción y vamos aplastándola con la mano hasta alcanzar una torta de un grosor de unos 2-3 mm. 

La harina de maíz es difícil de trabajar, no tiene nada que ver con la de trigo. La masa tiende a resquebrajarse y partirse. La manera más fácil de hacer el talo es aplastarlo sobre papel film, así podremos cogerlo sin miedo a que no se nos pegue a la mesa. Lo colocamos en la plancha sin aceite por el lado que no tiene el film y vamos  retirando éste o poco a poco.  Dejamos unos tres minutos y ya podemos darle la vuelta. Tres minutos más y sacamos.

El chorizo típico para rellenar el talo suele ser la txistorra, aunque a mí no es el que más me gusta. Puede ser cualquier chorizo fresco para poder hacer a la plancha. Personalmente, me gusta cortar el chorizo longitudinalmente para que se haga mejor. Además, para la versión pintxo que os muestro al final, conseguimos que el chorizo "asiente" .










Una versión para los que no puedan comer chorizo (como le pasaba a uno de mis invitados): podemos enrollar un palito de queso en una loncha de jamón de york y pasarla por un poco por la plancha.









Podemos servir los talos ya enrollados y preparados o servir todo por separado, es decir, las tortitas apiladas en un plato y el chorizo o el relleno que tengamos, en otro, para que cada comensal se prepare su propio talo.



Y por último, mi versión pintxo...













viernes, 19 de diciembre de 2014

Galletas de mantequilla para el árbol de Navidad

Quería hacer las típicas galletas navideñas de canela y gengibre para poner en el árbol, pero resulta que ni tenía canela ni gengibre en casa y como no me apetecía salir, he acabado haciendo galletas de mantequilla sencillitas y ¡están de muerte! De hecho, no creo que aguanten mucho tiempo colgadas en el árbol. ¡Qué buenas!




















Y aquí está la verdadera razón de que hoy se me antojaran galletas: me he comprado este cachivache corta-pastas y no podía esperar a estrenarlo.














                                                                             
                                                                             


Ingredientes:


  • 150 gr mantequilla
  • 150 gr azúcar
  • 350 gr harina
  • 1 huevo
  • azúcar glass para decorar




Preparación:


Batimos bien la mantequilla con el azúcar, añadimos el huevo y seguimos mezclando muy bien. Finalmente la harina hasta que tengamos que amasar con las manos par conseguir una bola compacta y suave. La envolvemos en papel film y dejamos reposar en la nevera una o dos horas.

Sacamos la masa de la nevera y la extendemos con un rodillo. Hacemos las galletas con un cortapasas o molde que tenga la forma deseada (o como en mi caso, con este chisme ¡que resulta que me encanta!)

Este tipo de galletas son muy agradecidas, salen muchísimas porque se pueden seguir reutilizando los trozos que quedan después de recortar, uniéndolos y extendiendo de nuevo. Así una y otra vez hasta acabar con la masa. Realmente es como jugar con plastilina. Si tenéis niños, no perdáis la ocasión de hacerlo con ellos.

Metemos al horno precalentado a 180º unos 12 minutos. Dejamos reposar en rejilla, espolvoreamos con azúcar glass y listo.

Si las queréis colgar como yo, no olvidéis hacerles el agujerito antes de meterlas al horno. Yo he utilizado palillos que he dejado dentro mientras se horneaban para evitar que el agujero se cierre al crecer un poco la masa. Otra opción es hacer un agujero más grande y así no tendremos problemas.









Con la misma masa he hecho galletitas redondas normales para el desayuno de mañana y otras con agujerito en medio para poner un poquito de mermelada. Para estas últimas, necesitamos poner sobre una galleta redonda, otra igual pero con agujero en el centro. Compactamos y unimos por los bordes y listo.

Antes de meter al horno, conviene pincelarlas con yema de huevo para que el aspecto sea más lustroso y el color más bonito, paso que por cierto a mí se me ha olvidado. ¡¡Nos las vamos a comer igual, claramente!!.














jueves, 18 de diciembre de 2014

Reciclando puntillas





Otra idea para reciclar, en este caso los trozos de puntilla que me van quedando de las labores de costura. Las he puesto en un viejo marco de espejo. El espejo pasó a mejor vida hace semanas (¿7 años de mala suerte? Espero que no, no soy supersticiosa) y me daba pena deshacerme del marco porque fue un regalo de mis amigas allá por los tiempos del instituto y siempre ha estado colgado.

Se puede utilizar como expositor de pendientes si queremos darle una utilidad práctica aparte de la meramente decorativa.





miércoles, 17 de diciembre de 2014

Uvas rellenas de queso






El pintxo fácil de esta semana:


Uvas moradas de las grandes, cortadas por la mitad (mejor si no las cortáis enteras y las dejáis tipo libro) y rellenas de queso de untar.

No os olvidéis de quitar las pepitas a las uvas, da un poquito más de trabajo pero el pintxo queda mucho más agradable de comer.

Se puede acompañar de frutos secos, especialmente nueces.





Otra manera de presentar este delicioso bocado es pinchándolo en la mitad de una naranja por ejemplo. Queda espectacular para poner en el centro de la mesa.

























viernes, 12 de diciembre de 2014

Patucos


Botitas rosa



















Perlé blanco









Flor y hebilla











Con flores



















Gorro con patucos,  azul y blanco
















Azul, líneas transversales










Azul, línea diagonal









Azul, dos en uno










Rosa, línea diagonal























martes, 9 de diciembre de 2014

Posavasos puzzle

Tuve una temporada que me dio por hacer puzzles. Es entretenido y ayuda a relajarse pero una vez terminados, surge un problema. ¿Qué hago con tanto puzzle de 2000 o 3000 piezas? Enmarcarlos todos es imposible, el tamaño es enorme, sale caro y sinceramente, salvo uno o dos, no me apetece colgarlos en las paredes de mi casa. Así que este pasado finde he hecho limpieza.

En el último momento se me ocurrió una idea para reciclar al menos una parte: hacer posavasos. Quedan chulos y son originales.












lunes, 8 de diciembre de 2014

¿Cuánto tiempo hace que no aprendo algo nuevo?

Esta tarde he visto uno de esos documentales de animales mientras terminaba de bordar un cojín. Tenía puesta la tele de fondo  y medio oyendo, medio viendo, seguía a ratos la historia de unos peces monstruosos que habitan las profundidades marinas. Poco a poco el programa ha ido ganando mi atención hasta encontrarme atendiendo totalmente concentrada y embobada. Había peces de todo tipo, de los que jamás había oído hablar ni siquiera podría haberme imaginado; casi parecía un programa sobre vida alienígena.

Formas y comportamientos totalmente distintos a lo que conocemos: criaturas gigantes, de colores, camuflajes imposibles, peces que utilizan “caña de pescar”,  que “pastan” como las vacas, bellezas increíbles como el dragón foliado o la magnífica “bailarina española” que me han dejado extasiada, serpientes gigantes que son colonias de medusas, tiburones que caminan como lagartos sobre el lecho marino en lugar de nadar,  calamares caníbales, cangrejos asesinos que decapitan a sus presas, gigantes que parecen haber servido de modelo a los especialistas en efectos de Hollywood…,

Al terminar y después de guardar los bártulos de la costura, estaba haciendo algo tan inocuo como lavarme las manos cuando de súbito un pensamiento  insidioso en forma de pregunta  ha comenzado a tomar forma en mi cabeza. Lentamente al principio, apenas un aleteo al que no he hecho mucho caso, pero ha ido cogiendo fuerza y finalmente se ha instalado hasta obligarme a sentarme y escribir sobre ello. Ha sido como  esos otros documentales dónde podemos ver a velocidad de vértigo el desarrollo de una planta, así he notado yo cómo  brotaba el germen y surgía de las profundidades del inconsciente, como poco a poco iban creciendo sus raíces y su ramas,  haciéndose cada vez más grande y ocupando cada vez  más espacio. He notado cómo el pensamiento se expandía tanto que físicamente ha empezado a arañarme las paredes internas del cerebro, trastocándome la mañana.

“¿Hace cuánto tiempo que no aprendes nada nuevo?”

Inmersa en la vorágine loca del día a día y llevada por la inercia de la más absoluta rutina, de trabajo a casa y de casa al trabajo, ¿cuánto hace que no hago, pruebo, pienso, experimento, aprendo, descubro, investigo nada nuevo?

Si ni siquiera los libros que leemos o las películas que vemos son en ningún modo novedosas, acabamos escogiendo siempre aquéllo con lo que estamos más cómodos, lo que no nos supone esfuerzo ni nos hace pensar.  Nos quejamos de la rutina, pero secretamente le agradecemos el colchón que nos ofrece. 

Somos como un programa de tertulia, interesante, vale, pero siempre debatiendo, dando vueltas y desmenuzando los detalles de un mismo tema.  Nunca creando nada nuevo.  Todo lo que me interesa, y a lo que tiendo, está ya desgastado.   Y no hablo de la actualidad, ni de la cotidianidad, está claro que siempre pasan cosas a tu alrededor, y cuando las descubres o escuchas por primera vez, indudablemente es información novedosa. Pero sólo es eso, información. Tampoco hablo de tareas nuevas que acometemos en aras de esa cotidianidad, siempre habrá cosas que hacer y que a lo mejor ayer no sabíamos hasta que alguien (a menudo YOUtube) nos las explica. Eso tampoco. ¿Pero qué detalles, conocimientos nuevos he aprendido últimamente? ¿Qué pistas sobre el funcionamiento del mundo que hasta ayer me eran desconocidas he incorporado a mi acervo cultural?

Si lo que leo y lo que veo trata de lo de siempre, si con las personas que estoy hablo de lo de siempre, si en el trabajo y en casa hago lo de siempre, si en la tele sólo veo gente hablando de lo de siempre. .. ¿He alcanzado la cima de todo lo que mi mente puede y va a hacer el resto de su vida? ¿Esto es todo?

¿Qué pasa con esas inquietudes que dejamos marchitar, porque nunca las regamos? ¿Esas ideas locas, proyectos novedosos,  intereses , que dejamos morir sin dejarlos siquiera nacer?


¿Cuántas cosas permanecen en la oscuridad de lo inmenso desconocido, como el profundo océano, porque nos limitamos a movernos bajo la  tenue bombilla que hemos conseguido encender?















Babosa "Bailarina española"









domingo, 7 de diciembre de 2014

Ensalada de caqui





Me gustan mucho las frutas tropicales que encontramos estos días en el mercado: mangos, chirimoyas, aguacates,,, 

Hoy me apetecía un poco de caqui y lo he preparado en una ensalada con tomate, pepino en láminas, pepinillos encurtidos y queso brie. Para el aliño he mezclado una parte de vinagre de módena con tres de aceite, y he sazonado con sal, pimienta y eneldo.








Luna llena











sábado, 6 de diciembre de 2014

La prisa mata

Intento respirar despacio,
porque la prisa mata.
Es difícil encontrar el ritmo,
el compás del bienestar, tan huidizo y tan cobarde...

Miro al frente sin miedo,
pero sin soltar esta silla.
Aferrada al asiento con garras de uña y carne,
rechinando los dientes, maldiciendo en silencio.

Intento conservar mi yo intacto,
que no escape mi mente, que no divague.
Porque siempre divaga hacia dónde no debe.
Intento...

Y cierro los ojos pero las lágrimas escuecen.
Y los abro, y los cierro de nuevo porque no quiero ver.
No quiero otra vez,
ser testigo del infierno.

Se que los límites los marca el tiempo ,
pero el tiempo es muy largo si la dicha es pequeña.
Se que el pasado debería ser la experiencia,
pero es amargo el camino sin recompensa.

Intento no doblegarme pero solo consigo sufrir en silencio,
intento respirar lento, mi único consuelo.
Porque la prisa, te lo dije, mata.

Intento reir también por dentro
pero mi sonrisa es solo la fachada de un edificio en ruinas.
Tengo andamios en el corazón

y los obreros están en huelga.






Invierno

Sé que voy a contracorriente en esto (diría que en tantas cosas…) pero no me importa. El invierno por fin ha llegado y yo estoy ENCANTADA.

No es que no me guste el verano, o la primavera que también me apasiona, pero soy de la opinión de que cada cosa en su momento. Están muy bien las temperaturas de treinta grados en agosto cuando es de día hasta las diez de la noche y voy en tirantes. ¿Pero para que quiero viento sur o bochorno en noviembre?

Ayer di mi primer paseo bajo la lluvia con frío de verdad desde que empezó este invierno tan templado que nos ha acompañado estos meses. La sensación es maravillosa, hasta el aire olía diferente.

La luz de invierno es fantástica, los colores, aunque no sean más que degradados del gris, son apabullantes si uno se detiene un momento y los observa, los aromas…. ese chocolate calentito, los puestos de castañas, el calor del horno en casa, la calidez de una manta de sofá, de una bufanda… la respiración que se vuelve corpórea como una proyección del alma, la lluvia fresca que bendice lo que toca.


Hasta los abrazos saben mejor en invierno. 





viernes, 5 de diciembre de 2014

Colcha navideña con cojines

Técnica: Punto de nudo en la colcha, punto de tallo y sashiko en los cojines. La colcha lleva guata y un borde a ganchillo con perlé blanco nº8, el mismo utilizado para bordar.


























miércoles, 3 de diciembre de 2014

Sushi vegetal








Como el pescado crudo no es lo que más me gusta en este mundo, el sushi que compro o como en restaurantes siempre es vegetal.

Esta es la primera vez que lo hago en casa. No tiene mucho misterio ya que he utilizado un pack que venden el algunos supermercados (yo sólo lo he encontrado en Eroski) con todos los ingredientes necesarios (salvo el relleno) y unas instrucciones fantásticas para no iniciados.

Avisaré cuando me lance a la aventura sin red, pero de momento me conformo con este experimento que me ha salido fenomenal.

El pack trae la cantidad de arroz justa para cocer durante 17 minutos y el vinagre de arroz para echarle una vez lo sacamos del fuego.

Una vez frío, extendemos el arroz sobre las láminas de algas nori (siempre con las manos húmedas, sino el arroz se pega y es un incordio), ponemos el relleno en tiritas (en mi caso tiras de zanahoria y pepino) y envolvemos con la ayuda de la esterilla.

Ya sólo nos queda cortar el cilindro resultante con un cuchillo bien afilado y también húmedo para hacer las porciones. Por cada alga deberían salir unos seis.

Para acompañar tenemos la salsa de soja, el jenjibre (se puede poner dentro también pero como no a todo el mundo le gusta, lo dejo fuera) y cómo no, el wasabi, en mi caso sólo para la foto. Confieso que me chifa el picante y todo tipo de comidas picantes, pero el wasabi además de picar tiene un sabor que no me gusta nada.

Os recomiendo este sushi para una comida con amigos, seguro que triunfáis.
























martes, 2 de diciembre de 2014

¿Sigo viva?

Repaso mentalmente el camino que me ha traído hasta aquí,
y  vuelvo a ver cada piedra, a sentir cada guijarro, a pisar cada huella

La realidad ha cedido su sitio al sopor,
ya ni el infierno parece, pero ¿es ésto mejor?

Sólo una pregunta: ¿sigo viva?
¿o soy sólo un grano de arena arrebatado a la playa y perdido en el mar?







lunes, 1 de diciembre de 2014

Bocaditos de bizcocho con crema de pomelo





Me he comprado unos mini moldes que me encantan porque salen unos bocaditos muy apetecibles.

Como la masa me crece llegando a tapar el agujero del centro, al desmoldar queda un hueco que he aprovechado para rellenar con una crema de pomelo que me había sobrado de otra receta. Así han quedado mucho más jugosos.



Ingredientes para la masa:


  • 1 huevo
  • 1 cucharada azúcar moreno
  • Ralladura de limón y zumo de medio limón
  • Canela y anís estrellado
  • Chorrito de aceite
  • 1 cucharada de harina
  • 1/2 sobre de levadura




Preparación:



Batimos el huevo con el azúcar, incorporamos el aceite, la ralladura, el zumo y las especias y seguimos batiendo. Por último añadimos la harina tamizada con la levadura.

Llenamos los moldes hasta unos 3/4 de capacidad y horneamos en horno precalentado a 200º C.

Como son pequeños, en unos 15-20 minutos ya estarán hechos.





Ingredientes para la crema de pomelo:



  • 1 pomelo rojo
  • 4 cucharadas de azúcar glas
  • 1/2 vaso de harina de maíz
  • 2 yemas de huevo
  • 1/2 vaso de leche



Preparación:


Diluir el azúcar en el zumo del pomelo y poner al fuego. Añadir las dos yemas batidas y la harina desleída en la leche fría.

Tenemos a fuego lento hasta que espese.

El pomelo es amargo, así que va en función de gustos la cantidad de azúcar que queráis echarle. De todos modos, si no os gusta ese amargor, podéis hacerlo con limón o incluso con naranja.



Para rellenar, hay que esperar a que todo esté frío.