miércoles, 12 de agosto de 2015

Carpe Diem





Disfruta el momento,
si alguien sabe cómo, es ella,
disfruta de los buenos momentos,
trozos de los días crueles, interminables,
puntos apenas en una recta de horror.

¿Cómo no disfrutarlos?
Por breves, aún más deseados
y a veces desperdiciados
porque no hay nada que llene este hueco.

Sabe lo que es un respiro, aunque corto,
una bocanada de aire mientras se asfixia,
lo demás es eterno retorno,
arenas del mismo desierto,
llagas en manos y pies,
cansancio en los ojos.

¿Cómo no saber distinguir lo bueno?
A veces se olvida porque el tiempo es largo,
pero la breve primavera es placer.
Hasta el sol es bueno en mitad del invierno,
hasta la luz más tenue ilumina una mirada

cuando es rescatada de la oscuridad.







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada