domingo, 9 de agosto de 2015

De año en año

Esta noche volverá a pasar
y tengo que estar ahí,
porque la primera vez algo que hice cambió el resultado
y si no estoy, alguien no se salvará.

Aunque suponga volver a vivir lo mismo,
a sufrir una y otra vez con antelación, con anticipación,
debo estar ahí.

Si por librarme del tormento huyo, no me quedo,
no lo logrará. No puedo dejar que suceda.

Cuando por enésima vez termine todo, cogeré ese avión.
Nos volveremos a ver,
Olvidaré, siempre olvido.
Solo debo aguantar esta noche, esperar al final
y después olvidar.
Hasta la siguiente vez que ocurra.

Soy una sirena sin nombre,
ya me has dado lo que necesitaba: un abrazo.
Dices que tengo los ojos más grandes que has visto nunca, que sonrío y huelo “taaaaaan bien”,
que nunca has abrazado tanto tiempo a una mujer sin intentar besarla, y que sonrío,
y que sonrío, y sonrío….

Es verdad, sonrío, porque sonreír es fácil, pero no te lo digo.
He sobrevivido sin tu ayuda 25 años, puedo sobrevivir uno más.
¿Por qué uno más?
Es lo que tardaremos en volver a vernos.








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada