lunes, 5 de octubre de 2015

"Dos chicas de Shanghai", Lisa See

Dos chicas de Shanghai (Narrativa)Dos chicas de Shanghai by Lisa See
My rating: 4 of 5 stars

Este libro me ha atrapado obligándome a leerlo del tirón, me ha enganchado con una prosa sencilla pero cautivadora.

Narrado en primera persona, lo que podía haber sido otra historia de esforzadas mujeres que sufren toda clase de penalidades en un mundo cruel que nos ha usado y abusado desde el comienzo de los tiempos, ha ido poco a poco desvelando también otras lecturas, como las diferentes capas de una cebolla, cada cual más profunda, cada una más llena de matices para reflexionar.

El proceso de maduración de los personajes principales es magnífica, fluida, natural, haciéndolos tan creíbles que casi les puedes oír cómo respiran. Acompañan y se integran perfectamente en la evolución de los acontecimientos en su entorno, siendo la consecuencia obligada de unas circunstancias que van apareciendo a su paso, del cambio de escenarios, localizaciones y personas, con todo lo que ello entraña en sus vidas.

Una evolución que comienza con la frescura colorista de una juventud despreocupada y feliz en una Shangai cosmopolita y occidentalizada descrita como la "París de Asia", hecha para la sonrisa, la fiesta, lo banal y la ceguera ante otras realidades que aún conviviendo en la misma ciudad son ignoradas por esa plácida y cómoda alta burguesía. Al igual que Escarlata al comienzo de "Lo que el viento se llevó", las dos hermanas del título son incapaces de concebir el fin de ese mundo hecho a medida de sus caprichos.

Después llega la parte más dura de la novela, con la invasión japonesa y las consecuencias atroces que todo conflicto bélico habido y por haber supone siempre para los más débiles. El mundo feliz, después de todo, sí que tenía un fin y las protagonistas lo descubren de la peor manera posible. Es el momento del cambio, de la huida hacia un futuro mejor, de la emigración hacia un país que como Estados Unidos está tan alejado de China en su cultura, creencias, costumbres, pensamiento, lenguaje… como lo podría estar un antiguo bosquimano de un ciudadano sueco. Casi podrían ser planetas diferentes, pero la necesidad de adaptación viene de la mano del instinto de supervivencia.

Es en esa parte, dónde he encontrado las reflexiones más interesantes y que más me han llegado al corazón:

- La aparente contradicción entre esa natural adaptación frente a la nostalgia por el país de origen.

- Los errores de interpretación que a veces cometemos de los actos de los demás, las diferentes versiones de un mismo hecho, los engaños y también los auto engaños.

- La cultura china y sus ancestrales costumbres, basadas sobre todo en el respeto a la familia y su jerarquía , y cómo la tradición se ve invariablemente amenazada y cuestionada por las nuevas generaciones, a pesar de todos los esfuerzos. El aparente estoicismo asiático, que prohíbe las excesivas muestras de afecto, las efusividades, el despliegue emocional que es la característica de occidente y sin embargo, a pesar de esas diferencias, la relación fraternal de las protagonistas es universal, siempre está ahí aún cuando a veces se desearía huir de ella, así como las diferentes materno-filial que se muestran (no olvidemos que la historia está contada desde el punto de vista femenino). La familia por encima de todo, para lo bueno y para lo malo. El amor y el sacrificio no pertenecen a una raza en concreto. Y sin embargo, a veces deseas que por fin la
protagonista “explote” , algo tan nuestro.

- Otro universal: la vida pasa, crecemos, nos hacemos mayores, maduramos, nos pasan nuevas generaciones y por encima de todo, vamos aprendiendo, reinterpretando nuestros recuerdos, apreciando los matices, comprendiendo que a pesar del cambio, nada en realidad cambia.

- A un nivel meramente personal, desearía que los extremos no fueran tan extremos, echo de menos en nuestra cultura algo más de esa importancia de la familia tal y como es entendida por los chinos, algo de ese respeto ciego por los mayores, por la tradición, algo menos del individualismo feroz que nos caracteriza, algo más de estructura en nuestras relaciones personales, que las facilite, las enfatice, que no las devalúe. Aunque tampoco quisiera perder toda la espontaneidad que a menudo nos diferencia, sí que me gustaría que hubiera más orgullo y amor por las raíces de las que provenimos.

Párrafos que me han emocionado:

"¿Cómo pueden dolernos tanto las palabras de ... después de tantos años? Porque todavía llevamos dentro los sueños de lo que podría haber sido, de lo que debería haber sido, de lo que desearíamos que todavía pudiera ser. Eso no significa que no estemos contentas, lo estamos, pero los deseos románticos de nuestra infancia todavía no nos han abandonado del todo"

"Al final todo vuelve al principio... Me pregunto si estará pensando en el significado original de ese aforismo que hagamos lo que hagamos en esta vida, siempre volvemos al principio, tendremos hijos que nos desobedecerán, nos harán daño y nos decepcionarán, igual que nosotros desobedecíamos, hacíamos daño y decepcionábamos a nuestros padres"

"Al final todo vuelve al principio. Comprendo lo que quiere decir. No sólo respetamos nuestros errores, sino que también se nos ofrecen oportunidades para remediarlos"

Y especialmente éste:

"Nos abrazamos pero no derramamos ni una lágrima. Pese a todas las cosas desagradables que han pasado y que nos hemos dicho, May es mi hermana. Los padres mueren las hijas se casan, pero las hermanas son para siempre. May es la única persona que queda en el mundo que comparte mis recuerdos de infancia, mis padres..."




https://www.micaminoblanco.blogspot.c...










View all my reviews

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada