martes, 27 de octubre de 2015

Membrillo casero con nueces


 





  1. Debemos lavar bien los membrillos y trocearlos (podéis pelarlos aunque no hace falta).
  2. Pesamos y utilizaremos la misma cantidad de azúcar.
  3. Los metemos en una olla grande con el azúcar y también podemos añadir un chorrito de zumo de limón si queremos.
  4. Cocemos a fuego lento hasta que el membrillo se vaya deshaciendo. Con el tiempo la mezcla se va espesando y oscureciendo.
  5. Una vez en su punto, lo trituramos para eliminar cualquier rastro de grumos, le añadimos las nueces troceadas y vertemos en tuppers. Al enfriar irá solidificándose.
  6. Una vez frío, tapamos y guardamos. Se puede conservar hasta todo un año en lugar seco, ya que el azúcar es un conservante natural.



















No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada