lunes, 25 de enero de 2016

El viento no me deja olvidar

Algunas veces viajan en el viento voces despreocupadas e ignorantes,
aromas de otras casas.
Son retazos de conversaciones distantes, alguna risa, algún secreto o rumor.
Es el sonido de otras mesas, el tintineo de la felicidad ajena,
los olores de otra comunidad.
El viento me habla y al hacerlo me humilla.
El viento no me deja olvidar.








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada