lunes, 13 de febrero de 2017

La casita

Tenía una casita al pie de la montaña,
ordenada y limpia,
con comida recién hecha en los platos,
agua fresca traída de la fuente,
fuego en la chimenea y música.
Todo preparado para recibir visitas,
pero las visitas no llegaban.

Almohadones frescos y mullidas camas,
alfombras cálidas que acarician pies,
y en las ventanas, cristales esféricos que atrapan la luz
y la devuelven en forma de lágrimas de color.

Olía a lavanda, a espliego y a flor.
Con las piernas cruzadas y el corazón abierto
esperaba,
pero nadie llegaba.

Tenía una casita permanentemente bañada por el sol,
un palacio de juguete, un hogar de verdad,
pero nadie tocaba a la puerta.

Los años pasaban

hasta que un día…





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada