martes, 28 de febrero de 2017

"Ser feliz en Alaska: Mentes fuertes contra viento y marea", Rafael Santandreu

Ser feliz en Alaska: Mentes fuertes contra viento y mareaSer feliz en Alaska: Mentes fuertes contra viento y marea by Rafael Santandreu
My rating: 3 of 5 stars

Rafael Santandreu construye este magnífico libro alrededor de tres ideas sencillas y muy potentes de la psicología cognitiva:

- La felicidad no está en el exterior sino en uno mismo
- El poder que tiene la renuncia y el andar ligeros
- Apreciar lo que nos rodea y centrarnos en el presente

Sólo con eso es posible lo que el autor denomina "revertir la emoción", aplicar el debate cognitivo para reprogramar nuestra mente y poder ser feliz en cualquier circunstancia.

A pesar de que el título del libro es "Ser feliz en Alaska", en sus páginas el autor utiliza también otra expresión, "ser feliz en el vertedero", que para mí es una imagen mucho más gráfica y acertada, con la que me quedo.


https://www.micaminoblanco.blogspot.c...




View all my reviews

domingo, 26 de febrero de 2017

"El poder del espejo", Louise Hay

El poder del espejo (Crecimiento personal)El poder del espejo by Louise Hay
My rating: 1 of 5 stars

Este libro recoge un entrenamiento o terapia personal para realizar en 21 días. Me da que llevarlo a rajatabla es bastante complicado, yo ni lo he intentado. Pero me quedo con la esencia, bonita y eficaz: frente al espejo te dices lo mucho que te quieres.

¿Qué mejor ejercicio para la autoestima y el autoconocimiento?


https://www.micaminoblaco.blogspot.co...



View all my reviews

viernes, 24 de febrero de 2017

"Dan-sha-ri: ordena tu vida", Hideko Yamashita

Dan-sha-ri: ordena tu vida: Quédate solo con lo necesario ... ¡y encuentra la felicidad!Dan-sha-ri: ordena tu vida: Quédate solo con lo necesario ... ¡y encuentra la felicidad! by Hideko Yamashita
My rating: 2 of 5 stars

Si a la hora de escribir, la autora hubiera puesto en práctica su propia filosofía de quedarse sólo con lo necesario, seguramente este libro no existiría; tendría la longitud de un folleto, ya que todo el contenido se concentra en el primer capítulo, cuando explica el significado de cada sílaba de la expresión japonesa dan-sha-ri, siendo el resto de páginas una continua reelaboración del mismo mensaje.

Esto no le resta valor a su discurso. Desde luego coincido totalmente con él: centrarse en el yo y no en las cosas y en el presente y no en el pasado ni en los "porsiacasos" del futuro (las cosas sólo tienen sentido si yo las uso ahora). Difícil de aplicar en esta sociedad materialista obsesionada con la acumulación, pero sin duda posible.

Lo más notable es la implicación psicológica del dan-sha-ri, su vinculación con el Ser y no sólo con el Hacer. Leer que cuando conservas un objeto viejo o inservible, ése es el valor que en realidad te estás dando, (¿acaso no te mereces algo nuevo y bonito?), realmente es una reflexión que me ha movido. Las huidas de la realidad, los apegos al pasado, la inquietud ante el futuro o la identificación de remordimiento y desperdicio son otros conceptos interesantes.

No esperéis encontrar aquí uno de esos manuales superficiales de Marie Condo de cómo doblar camisetas y pantalones. Aquí hay mucha más miga.


https://www.micaminoblanco.blogspot.c...






View all my reviews

jueves, 23 de febrero de 2017

Tarde tuneando ropa

De vez en cuando como sabéis me ataca la vena recycling y con lo que tenga por casa, acabo dándole nuevos aires a prendas de ropa muertas de risa en el armario.

Este ha sido el resultado:


Un top azul de Zara de hace mil años que iba a ir a la basura ha revivido con unos flecos sacados de un viejo bolso y un par de botones grandes.
















Este era un jersey de cuello alto sin mangas que se ha convertido en un chaleco gracias a las tijeras.

Los detalles de los flecos y la roseta de lana son restos de un fulard que ya no me ponía. Como detalle final he rematado el corte y la zona de las costuras y la sisa con trozos de una lana de terciopelo que se usó en su momento para una bufanda.






















Y por último, con más restos del fular le he puesto unos apliques a una vieja cazadora vaquera.




















domingo, 19 de febrero de 2017

Mi vida entre zombis

Mi vida, mi destino, son estas setas, estos maniquíes autistas,
esferas huecas, muñecas sin vida, emociones cero, palabras menos.
¿Por qué?¿Por qué?
Mi vida entre zombis.

Todo esto tan grande dentro de mí, queriendo salir,
tantos sentimientos, tantas palabras, cientos, miles, desaprovechadas.

Llorar a solas, ¿y reír?, casi nunca,
sentir en silencio, sufrir a solas.

¿Compartir?¡Ja!




viernes, 17 de febrero de 2017

Patios en sombra

Desde un jardín ajado de extrarradio se oye pasar el tren,
tiemblan los cristales y se agitan las hojas secas sobre el plástico mojado.
Los patios siempre en sombra exhiben sus colecciones ,
repletos de chatarra y vacíos de cuidados.
Apenas se atisban desde la ventanilla del viajero,
apenas en un instante cuando dos mundos que no se conocen

 casi se tocan.





miércoles, 15 de febrero de 2017

Too much

Mucho que temer y nada para amar: receta para el desastre.
Hay una tormenta en mi cabeza, rayos y truenos, lluvia y viento.
Cuando amaine y  solo quede al frío intenso
podré descansar.
Solo un momento, no más, para volver a empezar.

Chirrían los dientes y siento su vibración bien adentro,
es la tensión que no consigo liberar,
pistón contra pistón, hasta que se quiebre el cráneo .
Las ideas pesan más que las neuronas.

Siento y presiento que todo va demasiado rápido
y yo ya sólo quiero descansar.





martes, 14 de febrero de 2017

Te quiero

Dos palabras
Tan difíciles, tan ajenas.
Una idea que no es suya pero anhela.

Una imagen, un momento.
Una respuesta que nos alza del suelo para que toquemos el cielo
o nos hunde en el fango para vislumbrar el infierno.

Palabras que nunca se dijeron.
Las gritaría al viento si pudiera, las grabaría a fuego en su pecho,
tatuaje evocador de un primer grito de amor.


Momentos tantos. Palabras solo dos.






lunes, 13 de febrero de 2017

La casita

Tenía una casita al pie de la montaña,
ordenada y limpia,
con comida recién hecha en los platos,
agua fresca traída de la fuente,
fuego en la chimenea y música.
Todo preparado para recibir visitas,
pero las visitas no llegaban.

Almohadones frescos y mullidas camas,
alfombras cálidas que acarician pies,
y en las ventanas, cristales esféricos que atrapan la luz
y la devuelven en forma de lágrimas de color.

Olía a lavanda, a espliego y a flor.
Con las piernas cruzadas y el corazón abierto
esperaba,
pero nadie llegaba.

Tenía una casita permanentemente bañada por el sol,
un palacio de juguete, un hogar de verdad,
pero nadie tocaba a la puerta.

Los años pasaban

hasta que un día…





domingo, 12 de febrero de 2017

Chaleco con lazo

Chaleco niña para 5-6 años a punto bobo. ¿Qué os parece? 2 tardes de trabajo de mi madre. Una caña de mujer.

Como dijo mi sobrina el otro día (futura usuaria del chaleco): "¿Cómo no voy a querer a la abuela? Si es la mejor abuela del mundo". Angelito.

























sábado, 11 de febrero de 2017

Palacio vacío

Puedes mirar hacia fuera
y verás sangre y tiros
y no entenderás nada,
 enfermedad y vejez,
y sentirás rabia.

O mirar hacia dentro
y contemplar  este palacio vacío
y llorar por lo que podría haber sido
pero nunca fue.

Lucía, ay, Lucía,
en un palacio vacío.







jueves, 9 de febrero de 2017

Las pérdidas son ganancias

“Las pérdidas son ganancias” -dijo el hombre sabio y feliz desde el televisor.
Escucho y pienso entonces: “¿qué he ganado yo?”

He ganado distancia,
objetividad para ver colores que de otro modo se fundirían en mí.

He ganado amigos que llenan el vacío que debías ocupar tú.

He ganado libertad, independencia para huir del rebaño y destacar,
he ganado admiración y envidias ¿por qué no?

He ganado tiempo y dinero que emplear en mí.

He ganado sabiduría ¡qué triste ser esclava de la ignorancia!

He ganado la certeza de saber que tengo razón,
de ser mi mejor baza, de no llorar sin razón.

He ganado orgullo, y bondad, y paciencia;
soy mejor persona, no la más féliz, sí la más contenta.

He ganado mi lugar en el tablero, son mis fichas, mis cartas, mis reglas.
Seré yo hasta el fin.

Puedo pensarlo, desmenuzarlo, mezclarlo,
organizarlo de nuevo y contarlo.

Porque he ganado palabras que de otro modo no vivirían en mí.

Palabras que he ganado y que te regalo.





martes, 7 de febrero de 2017

El pozo y el corazón

En el centro del bosque hay un pozo,
es un pozo profundo, más de lo que pudieras pensar.
El pozo no tiene agua, se secó hace mucho
como las lágrimas de un antiguo amor.
Y así,, como un ojo de pestañas verdes siempre está abierto
contempla impávido un trocito de cielo.

Los seres que habitan el bosque conocen el pozo y lo ignoran por inercia,
lo rodean al pasar.
Tan solo los pequeños duendes lo usan a veces en sus travesuras,
cuando tras una incursión en las casas humanas
 que aprovechan para llenarse los bolsillos con fruslerías robadas,
se entretienen después lanzándolas una a una al fondo infinito,
con el oído atento,
esperando escucharlas al aterrizar.
Se tumban boca abajo alrededor  con la cabeza colgando en el vacío,
intentando ver el fondo que les tienta.

Los duendes no pueden evitar llevarse las cosas que les gustan
siempre que quepan en sus bolsillos,
luego se entretienen con ellas un rato y cuando finalmente se aburren,
siempre se deshacen de su botín.
Nunca se quedan con nada, no saben de posiciones duraderas
no saben lo qué es eso,
ellos sólo juegan y ríen y duermen y vuelven a jugar, inconscientes.

Una noche, el duende más travieso entró en una habitación forrada de terciopelo.
la dueña no estaba y puedo jugar toda la noche
con figuritas de porcelana y flores hechas de papel.
Cuando ya se iba, reparó en una hermosa caja, la abrió y dentro encontró un corazón.

El caso es que por culpa de un travieso duende,
el corazón de alguien descansa desde entonces en el fondo del pozo,
palpitando y esperando.

Cada otoño, todos los otoños, los árboles del bosque pierden sus hojas
 y a veces, cuando hay viento,
alguna se cuela en el pozo para ir cayendo poco a poco como una pluma
hasta lo más hondo
y allí se posa  con suavidad, como con miedo.

Con cada hoja que cae, el corazón va teniendo un colchón más mullido.
Con cada hoja, el corazón se acerca más a la salida.
Con mucho, mucho tiempo, y muchas, muchas hojas
el corazón volverá a la superficie donde alguien  lo encontrará.

Hasta entonces sigue latiendo, hasta entonces sigue esperando.





domingo, 5 de febrero de 2017

Un recuerdo

Un recuerdo es una pluma mecida por el viento
que a veces se posa en tus pestañas
y convierte los momentos en eternos.
Realidad y fantasía se confunden en el corazón,
se escapa un suspiro y la pluma vuela para volver a caer
 una y otra vez.

La felicidad es ahora,
el pasado no existe cuando la brisa sopla,
el futuro tampoco si el presente no acaba.
Soplas suavemente y los recuerdos bailan,
se agitan, ríen y esperan su turno para volver.

La memoria construye a veces realidades falsas
que el discurso acaba transformando en verdad.
Los recuerdos son como uvas vendimiadas al atardecer;
se apretujan gozosas en la cesta,
dejando que se cuele por las rendijas
el dulce jugo que se perderá en la tierra.

Pero en las sombras de la noche o a plena luz del día, no importa,
 sordos, ciegos, mudos. llenos de amor;

una sonrisa y el cielo se abre cada vez en dos.





sábado, 4 de febrero de 2017

Flores de calabacín y tomate







¡Mirad que entrante más delicioso y chulo para quedar bien con vuestros invitados!


Simplemente necesitáis cortar en tiras una lámina cuadrada de hojaldre. Sobre cada tira pondremos rodajas de calabacín y encima de tomate. Enrollamos e introducimos en un molde para cupcakes o similar.


























Batimos un huevo, le echamos un poco de sal y pimienta y pincelamos con él la superficie de nuestras "flores".
















Después de 30-40 minutos de horno, éste es el resultado.





















viernes, 3 de febrero de 2017

No se puede

No se puede ser más diferente.
No se puede ser más indiferente.
Ni armada con mil cuchillos conseguirías herir más.

No se puede ser más cruel, no se puede.
Nos toca aceptarte aunque las más de las veces yo no quiera,
pero hay algo que me supera y que tú no entiendes ni atiendes.

Por amor se callan muchas voces .
Tú no lo sabes porque nunca has escuchado ni tampoco preguntado.
Cuando se desprecia como tú lo has hecho no queda más espacio, no, al revés.

Tu pequeño corazón se encoge aún más.
Solo juegas a ser mayor.
y al hacerlo destrozas todo a tu alrededor.

Por puro egoísmo no incluyes,
 al revés excluyes, ni siquiera es odio, ni siquiera,
es aún peor.

Nos toca aceptarte, pero en el proceso yo naufrago.
Somos expulsados, vomitados, arrastrados al mar como basura, o peor,

ignorados y despreciados.






jueves, 2 de febrero de 2017

"La habitación de los niños", Valentine Goby

La habitación de los niñosLa habitación de los niños by Valentine Goby
My rating: 3 of 5 stars

Enésima revisión del tema del holocausto judío y los campos de concentración, esta vez desde el punto de vista de una prisionera embarazada. (Huelga decir que su situación pasa desapercibida por una serie de circunstancias, de otro modo su historia hubiera terminado antes de empezar. No entraban mujeres embarazadas en los campos, o más bien habría que decir que su ingreso y su baja se producía fatalmente en el mismo día.)

Sigue sorprendiendo que cuando parece que ya se podía haber contado todo sobre ese macabro periodo de la Historia, aún es posible encontrar algún ángulo no explorado.


https;//www.micaminoblanco.blogspot.com.es






View all my reviews

miércoles, 1 de febrero de 2017

Cesó la lluvia y no estoy en Japón

Cesó la lluvia
los árboles dan palmas
en mi ventana

Pompa de jabón
busca un lugar mejor,
no hay salida

En el tejado
recuerdos de la lluvia,
latidos de agua

¿Ya son las doce?
Por fin dormir y soñar
sin despertador

¿Por qué cinco, eh?
¿Porqué no diez o doce?
No nací allí






El dragón

Un dragón de cola azul, ojos y boca de fuego dormita entre las hojas caídas de los árboles otoñales. Cuando la última hoja cansada de flotar en el viento se posa en su hocico, el picor mortificante le obliga a estornudar. Llamas involuntarias prenden la hojarasca y se marchitan con la humedad de la tarde.

Abre un ojo luego otro, bosteza y se incorpora. Allá a lo lejos el hogar del dragón se esconde entre la niebla. Las estancias oscuras esperan el regreso del monstruo.