martes, 4 de septiembre de 2012

La vida es

Momentos llenos de nada,
que luego serán recuerdo.

Un recuerdo es como un grano de arroz
A veces dudo, ¿pasó de verdad?

El tiempo es prestado sin más propósito que el de pasar,
el final es el principio de un nuevo fin,
un nuevo comienzo pero más abajo en la pendiente.

Un precio muy grande, para los que quedan, siempre.
Aquél que ya no está, que no sufre, tampoco goza,
no tiembla bajo el manto de frío, no suda, no bajo el sol ardiente.

Hubo palabras que no se dijeron, también sonrisas,
pero en la tenue penumbra, hasta un beso en la frente
y un sonido en la noche me asusta.
Un gorjeo en la mañana me tranquiliza.

Por encima de todo, estamos vivos.
¿A qué precio?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada