martes, 3 de diciembre de 2013

"Huesos en el jardín", Dolores Redondo

Huesos en el jardinHuesos en el jardin by Henning Mankell
My rating: 4 of 5 stars

“Huesos en el jardín” puede considerarse no tanto una novela, sino, por su duración inusualmente breve, un relato corto sobre el detective sueco Kurt Wallander. Cronológicamente los hechos narrados tienen lugar antes de la última novela de la saga, “El hombre inquieto”.

La historia sitúa al detective en un momento de su vida en el que vive en su apartamento de Ystad con su hija Linda y está pensando en mudarse a una casa en el campo, dónde por azares del destino aparecen los restos de un cadáver.

Mucho antes de que la novela negra escandinava se pusiera de moda, Henning Mankell ya escribía con maestría excelentes novelas protagonizadas por este detective tan solitario y melancólico y que tanta fama ha adquirido con los años.

De las tres adaptaciones televisivas que ha tenido el personaje yo he visto dos de ellas, una sueca y la otra que protagonizó Kenneth Branagh, sin duda mi preferida, aunque reconozco que ambos actores captaban a la perfección ese aire de policía tan normal y abrumado.

Me da mucha pena que el autor haya decidido dar carpetazo y no volver a escribir sobre Wallander. Supongo que al final, todos los autores de series protagonizadas por el mismo personaje llegan a un mismo punto: ése en el que el personaje les supera y dónde deben decidir qué hacer con él. En algunos casos, acaban optando por la vía drástica como Conan Doyle y su lamentable y supongo que arrepentida decisión de matar a Sherlock Holmes (no tuvo más remedio que “resucitarle”), o Agatha Christie que en un retruécano argumental de esos a los que nos tenía acostumbrados (y que tantos han imitado después) acabó convirtiendo al irritante Poirot en lo que toda su vida se había dedicado a perseguir: el asesino culpable de la novela. La opción de Mankell me parece más honesta y pura, porque su decisión no viene marcada por el odio hacia el personaje, ni siquiera por cansancio, sino por unas más que naturales ganas de una persona que se sabe capaz de acometer proyectos nuevos e interesantes. El mismo lo explica al final de “Huesos en el jardín”, en un epílogo que supone un extra inesperado al libro. Sus razones son entendibles y creíbles, y me ha gustado “escuchar” de su propia voz el respeto que le tiene al personaje y su visión realista acerca del proceso de creación y evolución, sin efectistas composiciones emocionales.

Lo que ha gustado siempre de Wallander ha sido su cercanía, su cotidianidad, un tío con una vida normal que trabaja de policía en una ciudad de provincias normal, inmerso en unos casos tan bien traídos por Mankell que resultan ser siempre perfecto reflejo de la realidad de una sociedad en continua evolución, la sueca, (aunque en este mundo global, todo es, para lo bueno y lo malo, extrapolable). Sociedad a la que Wallander pertenece, y en la que vive y experimenta.

A diferencia de otras novelas del género, Mankell no sitúa a Wallander como un mero agente externo a la investigación, sino que todo forma parte de un mismo fluir de un modo que no acostumbramos a ver en este tipo de historias . Alejado de estereotipos más propios de la narración americana, el mismo Mankell explica al final del libro, cómo surgió la “lógica” necesidad de hacer que Wallander tuviese una enfermedad crónica y como no podía ser otra que la diabetes (¿qué hay más alejado de estererotipos que un detective que debe inyectarse insulina en mitad de una persecución?).

Echaré mucho de menos a Kurt Wallander, es la clase de personaje que trasciende a los libros en los que vive y uno espera encontrárselo algún día paseando por las calles de Ystad una fría mañana cualquiera, porque eso ha conseguido también Mankell, situar una pequeña parte de Suecia en el mapa (recuerdo cuando busqué Malmö en mi atlas). Y no hablo solo del mapa físico y geográfico, claro, sino del mapa mental de todos sus lectores.

Pero por otro lado, seguiré disfrutando de la amable prosa de Henning Mankell y de su compromiso para contar de un modo diferente la realidad del mundo en el que vivo.

https://micaminoblanco.blogspot.com.es





View all my reviews

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada