lunes, 16 de junio de 2014

"Mesa reservada", Vis Molina

Mesa ReservadaMesa Reservada by Vis Molina
My rating: 2 of 5 stars

En algunas reseñas de este libro, he visto que se refieren a él como “novela gastronómica”. Lo de gastronómica puede estar justificado por situar la acción en un restaurante de tres estrellas Michelin, lugar de encuentro de lo más selecto de una moderna y cosmopolita Barcelona. Pero en cuanto a lo de novela, confieso que me han surgido ciertas dudas.

La autora es una periodista que ha colaborado en numerosos medios, entre ellos Expansión o la revista Telva y es verdad que se nota la cantidad de horas de trabajo de campo de investigación que ha debido de realizar entrevistándose con chefs de referencia como Adriá, y visitando restaurantes emblemáticos, pero posteriormente se ha limitado a plasmar esa cantidad de información en una sucesión de anécdotas hilvanadas débilmente con una trama de bebés robados, metida con calzador y sin la más mínima intriga y otra historia secundaria más propia de un folletín. Me imagino a la autora, ansiosa por mostrar su faceta periodística, escogiendo un tema de la más candente actualidad posible (el de los bebés robados) y otro más liviano y relacionada con el mundo rosa, para compensar, igual que el contenido tipo de un número de la revista para la que trabaja. Toda esa investigación y todas esas anécdotas habrían formado parte de un reportaje o artículo sensacional sin duda, pero una novela necesita de algo más.

En cuanto a Inés, la sumiller protagonista del libro, al segundo capítulo yo ya le tenía manía. Aparentemente la autora no tiene nada más interesante que contar sobre este personaje que repetir lo joven, guapa, profesional, deportista y sana que es (vamos, encantada de conocerse) y las marcas de la ropa que viste, los cosméticos que usa, los perfumes, los muebles, edredones y hasta las ¡alfombras!! De su casa y su despacho, no se nos vaya a olvidar ninguna. He llegado a preguntarme si no se tratará de una variedad del product placement que vemos a veces en las series de televisión, en versión papel. Si es así, Ikea habrá financiado por lo menos 2 capítulos, y Carolina Herrera alguno más.

Todo estaría bien si de verdad el libro ofreciese lo que promete, esto es, un viaje por los entresijos y el día a día de las cocina de un restaurante de prestigio como es el ficticio Apium de la trama, pero nuevamente aquí los únicos entresijos que desvela la autora son si acaso la configuración o el color del mobiliario o las marcas de la cristalería (sí, Riedel, me lo he aprendido, cómo para no, habida cuenta de la insistencia con que se las nombra. Por lo visto, cada vez que he degustado una copa de vino en una triste copa plebeya sin nombre, he estado cometiendo un sacrilegio imperdonable).

La novela finaliza abruptamente, como si se le hubiese agotado la batería de repente. Eso sí, en las páginas finales, aparecen una serie de recetas ( “novela gastronómica”, no olvidar). Uno pensaría que puesto que éste es un libro que hace un recorrido por lo más innovador y creativo de la nueva cocina española, las recetas estarían en consonancia. Por eso no acabo de entender la selección, más propia de un homenaje a la cocina francesa y que además se presenta como la lista de recetas supuestamente favoritas de un personaje del libro absolutamente secundario.






View all my reviews

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada