lunes, 14 de julio de 2014

Parrillada de verano







Uno de los mayores placeres del verano es la posibilidad de comer al aire libre. Si pudiera, yo desayunaba, comía y cenaba al raso. Nunca entenderé a la gente que teniendo jardín o terraza no la aprovecha.  

No creo que haya mucha gente que no disfrute de una barbacoa y más si  es en compañía de buenos amigos. Hay algo mágico en la parrilla que hace que todo sepa mucho más rico.

Eso sí, hay que saber variar y no limitarnos a la costilla de siempre. En una parrilla se puede hacer prácticamente de todo, carnes, pescados, verduras, arroz, marisco...  Y todo, todo, sale de rechupete.










No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada