martes, 30 de diciembre de 2014

Fluye el tiempo

Y el tiempo fluye, y el mundo gira
y todo pasa, y yo sigo viva.

Empecé el año preguntándote si acaso yo no estaría muerta,
si acaso ésto no sería el infierno,
pero ya ves, no quiero huir.

Este año de quejidos y lamentos,
también trajo descubrimientos y pérdidas.
Dije adiós a amigos que nunca fueron,
saludé a elefantes blancos que ociosos caminaban
en el barro,
mientras te daba las gracias por venir,
aunque no, no me hacías,
ni me haces falta.

Se acabaron las celebraciones, no más velas ni confeti,
ni sorpresas envueltas en papel de regalo,
porque otros llegaron y me robaron el tiempo.

Viví días de tormento a tu lado
aunque no lágrimas, esta vez no,
ni grito de ayuda, tampoco,
¿para qué? no sirvieron otras veces.

Aguanté,estoica las embestidas,
respiré, escribí, mordí, pensé, maldije,
y el tiempo fue pasando.

Este año de reuniones imposibles,
que muriendo resistí,
-porque terca, me lo propuse-,
llegaron preguntas, sonrisas pintadas
y mudos lamentos.


Sobreviví. Sigo aquí.








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada