sábado, 7 de marzo de 2015

Hamburguesas mini








Me encantan las versiones tapa, pintxo, peque, txiki,... de platos archiconocidos. Las mini hamburguesas en concreto me chiflan, porque una hamburguesa entera siempre se me hace demasiado grande y acaba hartándome. Sin embargo, de este modo todo son ventajas: la encuentro especialmente sabrosa, la porción de carne, al ser más pequeña, es más fácil pillarle el punto, el bocado es el justo y no olvidemos el componente estético, son de monas....

Ahora no hay problema para conseguir estos mini-panes en casi cualquier supermercado o panadería, así que no hay excusas.


Yo he preparado mi mini hamburguesa del siguiente modo:


Primero preparamos la carne. Es esencial que tengáis carne picada de calidad, mejor si la picáis vosotros en casa, así controlaréis que es un trozo sabroso. Si mezcláis ternera con cerdo, saldrá mucho más rica. Para esta versión tan pequeña, yo no suelo añadir nada más. Salpimentamos y amasamos bolas del tamaño del pan que vayáis a usar. Aplastamos un poco las bolas y las ponemos en la plancha o la sartén pincelada con aceite. Dejamos unos minutos y le damos la vuelta. Sobre el lado ya hecho, colocamos una loncha de queso que cubra la carne. Mientras se hace la parte de abajo, el queso irá fundiéndose. Hmmmm, qué rico.

Partimos el pan por la mitad y untamos las dos partes con ketchup. Sobre la parte de abajo colocamos un trozo de lechuga (previamente habremos aliñado ligeramente un poco de lechuga con sal, vinagre y aceite), una rodaja de tomate y dos o tres rodajas finitas de pepino. Ponemos la carne con el queso y como toque final, un poco de cebolla cortada en juliana muy, muy finita (también podéis aliñar la cebolla previamente).

Y ya tenemos listo este suculento bocado. No os olvidéis del palillo para que la hamburguesa no se os desmonte de camino a la mesa ¡y a disfrutar!














No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada