lunes, 6 de abril de 2015

The One

A veces hay sorpresas
que llegan cuando menos lo esperas,
permanecen un tiempo y se van,
sin pretender, sin querer,
sin merecer.

Así me viene todo, de improviso,
sin razón, para poder quitármela,
premios que son castigos.

Aún así…. pasó,
no hay vuelta atrás.
Fui yo, la Elegida.
Breve, fugaz, intenso.
¿Dónde estabas tú?
Porque yo estaba donde  siempre,
sin nadie alrededor,
sola, mirando a través de un visor,
captando instantes en los que nunca estoy yo.

Y cuando podía estarlo,…
nadie se acordó, nadie, de captarlo.

Quedaos con vuestro reloj, prefiero mi anonimato feliz.







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada