miércoles, 15 de febrero de 2017

Too much

Mucho que temer y nada para amar: receta para el desastre.
Hay una tormenta en mi cabeza, rayos y truenos, lluvia y viento.
Cuando amaine y  solo quede al frío intenso
podré descansar.
Solo un momento, no más, para volver a empezar.

Chirrían los dientes y siento su vibración bien adentro,
es la tensión que no consigo liberar,
pistón contra pistón, hasta que se quiebre el cráneo .
Las ideas pesan más que las neuronas.

Siento y presiento que todo va demasiado rápido
y yo ya sólo quiero descansar.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada